Desde David, unos 22 ciclones han afectado al Suroeste del país

Predictor asegura que los fenómenos más devastadores en República Dominicana entraron por el litoral Sur

El próximo mes finaliza la temporada ciclónica en República Dominicana, mientras fenómenos van dejando daños significativos en algunas comunidades del Norte del país, rompiendo con modelos de trayectoria que, mayormente apuntaron al Sur.

Históricamente, los fenómenos que han impactado con mayor fuerza suelo dominicano entraron por la costa sur. El punto de mayor incidencia ha sido la península de Barahona.

De acuerdo con el predictor Bolívar Ledezma, de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), desde el huracán David (31-8-1979), a la actualidad, alrededor de 22 ciclones tropicales han afectado el litoral Sur, específicamente el Suroeste.

Los registros de los daños demuestran que en los últimos 39 años los huracanes que han entrado por la costa Sur del país han causado más daños que los que penetraron por el Norte, y según el experto esto se debe a que la Cordillera Central funciona como una barrera.

David es recordado como uno de los huracanes más devastadores en territorio dominicano, alcanzando la categoría 5 con vientos de 249 kilómetros por hora. Entró al país por la provincia sureña San Cristóbal, causando más de 2,000 muertes y miles de damnificados, desbordamientos de ríos y daños considerables a las infraestructuras en la región Sur. En ese entonces, los especialistas estimaban las pérdidas en el sector agropecuario superior a los 1,000 millones de dólares. Otro huracán que causó estragos en la costa sur fue Emily, el 22 de septiembre de 1987, categoría 4, con vientos máximo de 220 kilómetros por hora.

No obstante, el encargado del departamento de Meteorología indica que cualquier costa llámese Norte o Caribe puede ser afectada por estos fenómenos, todo dependerá de la trayectoria que tomen. “Cada ciclón tropical tiene vida. No existen dos huracanes que hayan mantenido la misma trayectoria en toda la historia de la República Dominicana”, agrega. Un ejemplo lo es el huracán George, que entró por el Este el 22 de septiembre de 1998, dejando cientos de muertos y una cantidad considerable de viviendas destruidas.

Ledezma explica que en el proceso de formación de los ciclones tropicales, la trayectoria es sujeta a lo que esté reinando en la atmósfera.

“Si están bajo la influencia de la alta presión del Atlántico, el fenómeno se mantendrá con movimiento hacia el oeste hasta que se salga de esta presión. Y empezará a buscar la baja presión que es lo que define donde estará su ojo. Si se mantiene la alta presión en el Atlántico pasará por el Sur del país”, explicó.

<